Tel. 01 442 238 1900      |           

  • Introducción
  • Información Meteorológica
  • Mapa de Riesgos Agrícola
  • Desarrollo y Diseño de productos

Uno de los elementos indispensables para que las instituciones de seguros generen productos que cubran adecuadamente las necesidades de la población, es la realización de estudios sobre los diversos factores que inciden de manera directa o indirecta en el bienestar de las personas. Estos estudios en su conjunto se integran en procesos de investigación y desarrollo, cuyos resultados se ven materializados con la puesta en operación de nuevos esquemas de protección.

 

AGROASEMEX ha realizado una serie de investigaciones que le han permitido poner a disposición del sector agropecuario diversas modalidades de seguros, por una parte, los denominados “tradicionales” y por otra, los que, por sus características se ubican en el ámbito de los seguros masivos. Los primeros disponibles para que sean utilizados de manera directa por las aseguradoras privadas y los fondos de aseguramiento, y los segundos para que el gobierno federal y las entidades federativas potencien sus recursos para hacer frente a las eventos catastróficos que afectan a un gran número de productores agropecuarios.

 

El diseño de cada uno de los productos de aseguramiento se sustenta en una serie de estudios, principalmente, los que se relacionan con la influencia de los factores climáticos y biológicos en la actividad agrícola y pecuaria, por lo que la investigación en AGROASEMEX es permanente y se cuenta con un vinculo directo con los organismos oficiales y privados que pueden aportar elementos que coadyuven a esta tarea. En este sentido se han integrado estudios realizados con el apoyo del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), Comisión Nacional del Agua, Comisión Federal de Electricidad, Servicio Meteorológico Nacional, etc., además de organismos internacionales dedicados al estudio de fenómenos climáticos.

 

Adicionalmente se han conformado bases de datos con información estadística relativa a aspectos financieros, de clima y de rendimientos agrícolas, las cuales son actualizadas en la medida que los organismos oficiales validan la información aplicable al sector rural, mismas que tienen como objetivo principal, disponer de elementos que permitan contar con un sustento técnico para optimizar los procesos de evaluación de riesgos, tarificación, suscripción y ajuste de siniestros y de esta manera generar el desarrollo de productos que sirvan para ampliar la cobertura de aseguramiento y ser un factor de desarrollo en el sector agropecuario.

 

Con frecuencia se escucha a través de los medios de comunicación (radio, televisión y periódico), así como en el lenguaje coloquial, el empleo de los términos tiempo y clima sin hacer ninguna distinción, como si fueran sinónimos. Sin embargo, son dos conceptos distintos y es preciso clarificar el significado de ambos términos, sobre todo cuando se quieren emplear herramientas de vigilancia atmosférica (pronósticos) en la toma de decisiones para aplicaciones socioeconómicas (e.g., agricultura, ganadería, pesca, etc.).

 

Ejemplos claros del mal uso de los términos tiempo y clima son frases del tipo: 1) “Cuando cambie el clima el barco zarpará” y, 2) “Las condiciones del tiempo han impedido que se inicie el período de siembra”; lo cual es incorrecto ya que de ser así el barco tardaría años en poder zarpar y en el segundo ejemplo nunca podría iniciarse la siembra.

 

Por otro lado es correcto decir que Hermosillo, Querétaro y Campeche tienen el mismo tiempo atmosférico en un momento dado, por ejemplo, un día con lluvia en las tres ciudades da lugar a un mismo “tiempo lluvioso”. Sin embargo, es evidente que estas tres ciudades no tienen el mismo clima, ni siquiera parecido. Prueba de ello es la diferente vegetación que rodea a cada una de ellas.

 

De esta manera el tiempo se traduce en algo que es instantáneo (minutos, horas y hasta de algunos días), variable (no es igual la temperatura al medio día que a las 6 de la mañana) y de cierto modo irrepetible; el clima, en cambio aunque se define de los mismos elementos (temperatura, precipitación, presión atmosférica, los vientos, nubosidad, etc.) se traduce a una dimensión más permanente y estable siendo el valor promedio del estado del tiempo en un período de 30 años, según la OMM (Organización Meteorológica Mundial) definido como Normal Climatológica.

 

Ahora bien, el tiempo y el clima están en constante transformación, mientras el primero cambia en periodos relativamente cortos, el segundo lo hace en períodos muy largos. Dichos cambios se definen como Variabilidad Climática, suele ser natural, una manifestación de ésta, son las estaciones (primavera, verano, otoño e invierno) que de manera más o menos puntual, se turnan cada tres meses.

 

La mayoría de las actividades antropogénicas son sensibles a las fluctuaciones en el clima -desde la agricultura hasta un simple paseo por el campo- a veces sin importar si estas son de gran o mediana intensidad, de corta o larga duración. Por eso se ha hecho un esfuerzo ingente por pronosticar las condiciones atmosféricas para apoyar la toma de decisiones.

 

Existen dos tipos de pronósticos atmosféricos: del tiempo y del clima. El pronóstico del tiempo involucra escalas cortas como un par de días (pronóstico de corto plazo), y recientemente se explora la elaboración de pronósticos de hasta una semana (pronóstico de mediano plazo). Por otro lado, el pronóstico del clima involucra escalas de tiempo mayores, de hasta cuatro meses. En otras palabras, se cuenta con pronósticos de corto, mediano y largo plazo. Lo anterior es importante porque cada pronóstico involucra técnicas diferentes.

 

Cabe mencionar que debido a la naturaleza caótica de la atmósfera, las pocas observaciones existentes, y las imperfecciones en el conocimiento de la física responsable de los diversos procesos atmosféricos, entre otros, los pronósticos atmosféricos tienen un rango de incertidumbre y un horizonte de tiempo limitado. Por lo cual, sin importar cuán sofisticado es el método de pronóstico, no es posible determinar exactamente cuáles serán las condiciones atmosféricas. Los pronósticos ofrecen, en el mejor de los casos, el escenario más probable.

 

El sector socioeconómico, dedicado a la agricultura, es vulnerable a las variaciones del tiempo y del clima, cuando éste presenta un grado de exposición tal que la ocurrencia de un fenómeno atmosférico determinado (e.g., sequía, helada) representa un riesgo para la estabilidad o productividad del sector.

 

Los fenómenos naturales por sí solos no implican la ocurrencia de un desastre. El desastre resulta por la combinación de otros factores como el deterioro ambiental, la carencia de educación y organización y las características socioeconómicas, entre otros. Una vez ocurrido el desastre siempre se interrumpe el proceso de desarrollo, ya que su atención consume y desvía buena parte de los recursos. Por lo tanto, la vulnerabilidad del sector agrícola está asociada a diversos factores socioeconómicos y a la débil o escasa infraestructura, así como a la falta de planeación con que cuentan los productores para enfrentar las amenazas meteorológicas.

 

Para ampliar el conocimiento de los temas del tiempo y del clima descritos en párrafos anteriores, así como el impacto climático (e.g., sequía e inundación) en los diversos sectores socioeconómicos se recomiendan la lectura de los siguientes documentos.

 

Libros

El veleidoso clima. René Garduño. Colección La Ciencia para Todos. Fondo de Cultura Económica. 3ª. Edición. México, 2003. 169 pp. Disponible en formato electrónico en: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/127/htm/veleidos.htm

Los impactos de El Niño en México. Víctor O. Magaña (ed). Secretaría de Gobernación, México. 1999. 229 pp. Disponible en formato electrónico en: http://www.atmosfera.unam.mx/editorial/libros/el_nino/index.html

México: una visión hacia el siglo XXI. El cambio climático en México. Carlos Gay (ed). Universidad Nacional Autónoma de México. México, 1999. Disponible en formato electrónico en: http://ccaunam.atmosfcu.unam.mx/cambio/libro.html

Corrientes de cambio: El impacto de El Niño sobre el clima y la sociedad. Michael H. Glantz. EUA, 1996. Disponible en formato electrónico en: http://cidbimena.desastres.hn/docum/crid/CD_nino/pdf/spa/doc11405/doc11405.htm


Páginas en Internet

Ventanas al universo. Este sitio ofrece un sistema de aprendizaje sobre las Ciencias de la Tierra y el Espacio para uso del público en general. Se recomienda la sección sobre Atmósfera. Boulder, CO: ©2000-04 University Corporation of Atmospheric Research (UCAR), ©1995-1999, 2000 The Regents of the University of Michigan, December 4, 2002. Disponible en línea en: http://www.windows.ucar.edu/

CRID (Centro Regional de Información sobre Desastres de América Latina y el Caribe). Este sitio ofrece una colección de documentos en temas relacionados a desastres ocasionados por sequía. http://www.crid.or.cr/crid/esp/index.htm

Desinventar. Es el sistema de Inventario de Desastres de pequeños, medianos y grandes impactos, con base en datos preexistentes, fuentes hemerográficas y reportes de instituciones en nueve países de América Latina. http://www.desinventar.org/es/desinventar.html

NCAR (The National Center for Atmospheric Research. Ofrece documentación sobre los impactos del clima en la sociedad. http://www.ncar.ucar.edu/feature/fieldguides/elnino/

 

Glosarios Meteorológicos

- Servicio Meteorológico Nacional
- Secretaría de Marina
- Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, Baja California

 

En la sección actualízate encontrará información meteorológica y climatológica divida en tres secciones. La primera es una compilación de vínculos a las principales instituciones generadoras de pronósticos atmosféricos, tanto nacional como regional, dividida a su vez en pronósticos a: 24 hrs (llamada Pronóstico del Día), corto, mediano y largo plazo (Pronósticos del Tiempo y del Clima). La segunda sección ofrece un análisis comparativo entre las condiciones actuales de la precipitación acumulada mensual contra su climatología de 30 años, obtenida de 1979 a 2008 (Comparativos de Precipitación); se trata de 355 estaciones meteorológica ubicadas a lo largo de la República Mexicana que reportan información en tiempo (casi) real. La tercera y última sección titulada el Diagnóstico del Clima informa el consenso de los pronósticos climatológicos elaborados por distintas Instituciones Nacionales para la temporada de lluvias 2010.

 

El sector agrícola es una actividad fundamental en la economía mexicana tanto por los empleos directos e indirectos que genera, como por su asociación con los ingresos de la población económicamente activa en las zonas rurales. La evidencia disponible sugiere que la evolución del sector depende de diversos factores, tales como el capital invertido, la combinación de insumos, la tecnología, la administración de riesgos, la disponibilidad de agua, factores socioeconómicos y factores climáticos, por lo que el análisis del riesgo del sector debe realizarse bajo una perspectiva integral.

 

Considerando lo anterior, AGROASEMEX construyó un Sistema de Información sobre Riesgos Agrícolas con el objetivo principal de difundir información sobre el riesgo climático en la actividad agrícola; que aporte mayores elementos de análisis a sus participantes. De esta forma, se recopiló, integró y construyó información de diversas fuentes relacionada con el sector y se agrupó en cinco grandes temas:

 

- Medio Físico
- Medio Climático
- Medio Socioeconómico
- Medio Productivo e
- Índices de Riesgo.

 

El análisis conjunto de esta información permite conocer de forma general las condiciones que interactúan para el éxito o no en el desarrollo de los cultivos.

 

El acceso al Sistema se hace posible gracias a una alianza estratégica entre AGROASEMEX y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), ya que a través de su servidor de mapas IrisWeb se consulta la información de manera fácil y rápida en forma de mapas temáticos.

 

En este primer esfuerzo se incluye únicamente el riesgo de sequía con sus componentes de amenaza y vulnerabilidad; así como un índice que permite identificar áreas susceptibles de inundarse. La información se puede consultar para los cultivos de maíz, frijol, sorgo y cebada que se siembran bajo la modalidad de temporal durante el ciclo primavera-verano. Se encuentra en desarrollo la posibilidad de incluir un mayor número de cultivos, el riesgo asociado a heladas y huracanes, así como información relacionada a índices agroclimáticos, estadísticas del censo agropecuario, climatologías mensuales y aseguramiento, entre otros.

 

La demanda actual del mercado asegurador, requiere cada día de esquemas de administración de riesgos más eficaces y de sencilla operación. Para este fin se exploran e investigan conceptos de administración de riesgos susceptibles de ser aplicados en el diseño de coberturas agropecuarias, que puedan ampliar la frontera de aseguramiento hacia mercados que actualmente no son atendidos.

 

Para el desarrollo de estos esquemas, es necesario analizar el mercado para determinar que coberturas deben ser desarrolladas para cubrir las necesidades del sector, generando esquemas sustentados sobre bases técnicas y estadísticas sólidas que aseguren su viabilidad. En este proceso es necesaria la interacción con los usuarios demandantes del seguro, así como con Instituciones Financieras, Instituciones del Gobierno Federal, Estatal y la Iniciativa Privada.

 

Los esquemas recientemente desarrollados y en operación son, entre otros:

 

Seguro Agrícola para Cubrir los Efectos de la Enfermedad Huanglongbing (HLB) en Huertas Citrícolas.

Esquema desarrollado para apoyar al sector citrícola, vía los aseguradores directos, contra enfermedades cuarentenarias, específicamente los daños causados por el Huanglongbing, enfermedad bacteriana considerada como la más destructiva para esta especie, mermando seriamente la producción de fruta y que de establecerse en las diferentes zonas citrícolas del país implicaría un alto costo social y económico, ya que en algunos países ha llegado a terminar con esta actividad productiva.

 

Seguro para plantaciones forestales comerciales.

Debido al fuerte impulso que en la actualidad se le está dando al sector forestal, se desarrolló un esquema de protección para Plantaciones Forestales Comerciales a través de un seguro temporal por el turno completo de producción de la especie forestal, incluyendo la utilidad generada con el transcurso de la vigencia de la protección. Este esquema está siendo demandado por los productores, compañías privadas e instituciones habilitadoras involucradas en este sector.